jueves, 29 de septiembre de 2011

Vomitiva pasividad!

Como me deprime ver las noticias o escuchar la radio últimamente. Salir de la cobarde, feliz y repugnante ignorancia para enterarme de qué ocurre en el mundo y que me entren ganas de vomitar. Porque no soporto la corrupción, ni el mangoneo, ni las mentiras de los banqueros y politicuchos de mierda. Pero es que hay algo que todavía me enerva más. Que consigue que me hierva la sangre: la pasividad de los ciudadanos. Sí, los que vamos por la calle, a los que nos están robando la calidad de vida y de pensamiento, nuestro futuro, nuestro ahora, nuestra sanidad, nuestra educación y nosotros hacemos como si nada.

La gran mayoría se traga toda la mierda que nos dan, como si no fuéramos personas con identidad y dignidad. Peor que los siervos de la gleba, estamos en un maldito rebaño donde los borregos están muy orgullosos de serlo. Y a veces, cuando surge alguna reivindicación, los corruptos meten mano, los listillos de mierda manipulan y la mayoría de los borregos siguen en su ceguera como si nada. ¿Cuándo vamos a quitarnos las pieles de oveja y demostrar que somos lobos? ¿Cuándo vamos a derrotar a las ratas? Mientras esto siga así, y sólo unos pocos pensemos por nosotros mismos, jamás nos tomarán en serio. Y lo triste es que siento que les damos motivos para ello.

El Señor Manel Fontdevila me ha leído la mente. 
Aquí os dejo la viñeta que ha publicado hoy.

3 comentarios:

  1. La verdad es que no puedo sino estar completamente de acuerdo con todo lo que has escrito. Por muchos culpables que busquemos, en el fondo nosotros mismos somos quienes permitimos que el mundo esté así de mal. El movimiento 15M fue un primer paso hacia la revolución tan necesaria, pero se necesita mucho más para que al fin podamos conseguir lo que tanto tiempo llevamos deseando: un mundo justo y para todos. Nadie nos va a dar nada, somos nosotros quienes debemos luchar por ello.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo. Y no te imaginas cómo se vive todo esto aquí en Madrid: Manifestaciones, mendigos, ejecutivos de traje y corbata. Es una mezcla de realidades que me sobrepasa, la verdad.

    El otro día pasé por Sol y aún había restos de carteles del 15-M. Confiemos en que esa expresión de indignación prosiga y se materialice en algo.

    Mantengámonos optimistas y sigamos trabajando; creo que es lo mejor que se puede hacer.

    Besitos!

    PD: Hacía mucho que no posteaba en blogspot... menudas pintas tengo en la foto! xD (Supongo que se me reconoce, no? ;) )

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Fénix y Elendil (te he reconocido! xD) por vuestros comentarios. Me alegra saber que no soy la única crítica con "nosotros mismos". A ver si se despiertan todos de una vez!!

    ResponderEliminar